Pain

octubre 19th, 2014

-A veces me maravilla el poder que tenemos para destruir. Para hacer daño. Hace poco que he podido vivirlo en la piel de otra persona. Si empleáramos ese potencial en construir se conseguirían grandes cosas. Pero a veces es más fácil acabar con todo, arrasar con lo edificado… Exige mucho menos esfuerzo…
Los seres humanos tenemos ese extraño poder de infligir dolor ilimitadamente. A veces, como en el caso de lo sucedido, parece que con ensañamiento, como queriendo dejar patente que se quiere herir por herir, por ver hasta dónde puede calar ese dolor, hasta donde llega la piel y se llega las entrañas. Una actitud de lo más perversa. Digna de la mente más retorcida. De la más ávida de carnaza…

Otras, en cambio, el dolor se inflige sin querer hacerlo. Todos cometemos errores, y a veces esos errores tienen sus consecuencias en otras personas. Duelen las presencias, pero también las ausencias. Duelen los silencios, como lo hacen los gritos. Las decisiones tomadas y las que no se toman. Los abrazos que no se dan y las palabras que no se pronuncian…

¿Estamos destinados entonces a hacernos daño para siempre? ¿Es ese un camino del que no puedes huir por mucho que te empeñes en seguir construyendo? Es una idea recurrente que sin querer se cuela muchas veces en mis escritos. Y la verdad, me parece muy triste que la desconfianza se instaure siempre como tarjeta de visita en las relaciones.
Quizás sea porque estoy atravesando un período de mi vida en el que intento apagar todos mis incendios, en lugar de avivarlos. Como decía hace poco mi chamana, de tus vivencias pasadas se desprende tu forma de actuar en el presente, y si no haces las paces con ellas, pueden marcar tu forma de reaccionar en el hoy. De la misma forma, tus relaciones anteriores marcan el nivel de dolor que estás dispuesto a sufrir. A veces injustamente para un nuevo proyecto que nada tiene que ver con los anteriores. Pero así somos, simios que aprendemos y nos lamemos las heridas hasta donde nos llega la lengua…

Mientras preparaba esta función, hace un rato, he leído este artículo de Neil Gaiman sobre Frankenstein y Mary Shelley, y sin querer esa referencia al monstruo que hace al final me ha vuelto a disparar ese sentimiento de que a veces es nuestra propia naturaleza la que nos lleva a destruir:

“the nameless creature in the shadows, monster and miracle all in one, back from the dead, needing knowledge and love but able, in the end, only to destroy…”

Somos monstruos y milagros en un mismo cuerpo, buscamos conocimiento y amor, pero al final, parece que sólo seamos capaces de destruir… Y es una pena…

Beautiful Child II

julio 23rd, 2014

-Ahora que ese momento está más lejos que nunca, o al menos más de lo estaba hace un tiempo, he empezado a darle vueltas a cómo seré como padre. La verdad es que la idea lleva rondándome un tiempo, pero todo se disparó algo más cuando vi un vídeo-regalo que le hizo la hermana de I. por su cumpleaños, en el que salía su sobrina cantándole el cumpleaños feliz. Es una niña la mar de graciosa y el vídeo es de lo más bonito que he visto en mucho tiempo… Tienen mucha suerte tanto mi amigo como su hermana… :)

El caso es que, sin tener ningún concepto en el que basarme, sé que algún día voy a ser un buen padre. Quizás porque en mi infancia he sido feliz con los padres y el hermano que me “tocaron”, aunque siempre me hubiera gustado que mi padre estuviera algo más cercano a nosotros. Esa buena experiencia, a esas edades, tiene que dejar un poso para el futuro. Al menos, mi palmera me ha argumentado varias veces que lo que sucede durante la infancia, las relaciones que tenemos, tienden a marcar la personalidad y la forma de relacionarnos que tenemos de mayores. Yo en ese sentido estoy muy contento y doy gracias por ello.

La cuestión de los niños nunca puede programarse; hay muchos factores que pueden influir en la familia que vas a fundar. Pero a mí siempre me ha atraído la idea de tener un par de niños/as (no tengo ninguna predilección, por supuesto -serían, fueran lo que fueran, los más guapos/as del mundo siendo míos, está claro-). Además me gustaría que no tuvieran mucha diferencia de edad entre ellos. Mi hermano y yo nos llevamos cinco años y la verdad es que creo que es el límite al que me gustaría llegar. De esa forma es más fácil que compartan gustos e intereses, que crezcan juntos y que se ayuden, como lo hicimos nosotros. Aunque como decía, en todo esto ni hay programaciones ni hay sólo una opinión. Hay que ver lo que piensa la otra parte con la que compartiría la tarea de ser padres… Pero por ahora, como estoy yo sólo, no tengo con quien polemizar y acepto estas teorizaciones del futuro como si fueran mi particular cuento de la lechera.

¿Y qué me gustaría que quedara de mí en mis niños? Es difícil. Para empezar me gustaría que fueran tan curiosos como su padre. Que siempre quieran aprender. Que nunca se aburran. Luego, que sean honestos y nobles, aunque a veces duela cómo se comporten las personas con gente con esa sensibilidad. Que sean protectores, pero hasta cierto punto, que sé que demasiado es malo… También que fueran creativos: que pinten, que escriban, que toquen un instrumento, lo que sea… Que amen la música como la amo yo… Lo de Batman, de momento, lo dejaremos aparte… :)
Si es un chico, que tenga mis huesos anchos, ¡como los carballos! ¡No queremos tirillas en la familia! :) Si es chica, que tenga la bondad de su abuela… Pienso mucho en eso… En que me queda poca familia que puedan conocer si algún día llego a tenerlos… Es un poco triste… Por eso tengo que suplir esa carencia siendo el mejor padre del mundo… Y contarles cómo eran todas esas personas que ya no estarán allí para recibirles… :)
Pero si hay algo que me gustaría que tuvieran, serían mis ojos. Creo que definen mucho como soy, y es la herencia de la parte de mi familia a la que estoy más arraigado. Aunque si la madre los llega a tener más bonitos, le cederé el sitio con todas mis alabanzas. :)

Habrá que esperar. Mucho, me temo. Pero es bonito pensar en estas cosas… Algún día… Tener unos niños bonitos… Como su padre… Y como su madre, claro… Va a ser genial… :)

Underneath the Stars

diciembre 19th, 2013

A certain darkness is needed to see the stars

Visto en TrickkPony

Bye, Michael

julio 8th, 2009

bye, michael

– Nunca fue de este mundo… Incluso por un tiempo estuvo mal visto decir algo en su favor… Pero por desgracia se ha ido, y NO va a haber nadie que pueda igualar lo que llegó a hacer… Ahora ya puede descansar en paz…

P.D.: Es una pena que mi cadena ya no funcione, porque he estado te tado de poner de nuevo aquel cassete de Bad que se cayó en el cubo de lejia y ver si todavía suena después de tanto tiempo… :)

bye, michael

Remember Me

enero 21st, 2009

[El escenario resulta distinto al de las últimas actuaciones… Unas barandillas ocupan el fondo de lado a lado, mientras que el suelo aparece pavimentado y pintado con líneas circulares y rectas de color blanco y amarillo, algo que sorprende al público de las primeras filas, acostumbrado a las polvorientas y carcomidas tablas que siempre lo han cruzado…
El protagonista entra a escena por uno de los laterales y da inicio a la función de esta noche…]

– Era más o menos así… Un patio no muy sofisticado, pero sí grande, acorde con el resto del colegio… Nuestro rincón era justo este, en el campo de balonmano que había al bajar la plataforma y las escaleras, y justo al lado de los lavabos de tíos… Quizás podríamos haber buscado un sitio mejor, pero lo de jugar a canicas y al trompo ya había quedado atrás hacía muchos años, y tampoco éramos de los que nos juntábamos con las chicas para ligotear… Simplemente íbamos a lo nuestro… En total éramos unos cinco o seis si mal no recuerdo, así que era relativamente fácil encontrar sitio en la baranda para sentarnos unos cuantos, y el resto esperábamos de pie a que sonara el timbre para volver a clase…

No recuerdo exactamente cómo empezó la conversación… Supongo que debió ser algo del estilo “¿Qué vais a hacer cuando seáis mayores?” o algo por el estilo… El caso es que M. dijo totalmente convencido que iba a ser arquitecto… Yo, que ya había dejado atrás la época de querer ser astronauta y acababa de guardar mi látigo de arqueólogo en la percha pensé para mis adentros que no parecía una profesión demasiado enriquecedora, así que le pregunté porque quería serlo… Y entonces él me contestó: “Porque quiero que cuando me muera quede algo de mí para que la gente me recuerde…”

Como podéis imaginar, me quedé con una cara de pasta de boniato bastante importante… No es que me sorprendiera la profundidad de la conversación, porque no solíamos dedicarnos a hablar de temas banales, como el partido de los de la “selec”, o las chicas (de nuevo), o lo último en discotecas… Aún recuerdo mi exposición sobre la creencia en los horóscopos y como les convencí justificando que si estamos compuestos por un 65% de agua (nuestro cerebro lo está en un 90%) y el mar se alteraba con la proximidad de la Luna generándose las mareas, no era de extrañar que los planetas alteraran de alguna forma nuestra personalidad… Fue un éxito… Aún no entiendo como no pusieron una baldosa con mi nombre en el patio por aquella disertación…

[El protagonista se frota los nudillos en el pecho y prosigue…]

El caso es que aquel comentario de M. se quedó grabado en mi retina de los pensamientos (algo de eso tiene que haber) con letras de fuego… Y muchas veces he pensado en aquellas palabras como algo a lo que aspirar… Ser recordado por algo que hayas hecho debe ser de las pocas cosas de las que uno puede sentir orgullo y satisfacción… Conseguir una meta, subir tu Everest y que quede allí para que todo el mundo vea hasta donde llegaste… Enseguida te asaltan los tópicos que forman “la trilogía del sentido de la vida”: plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro… Supongo que en lo último debo estar algo más cerca que en los dos primeros casos, aunque lo del árbol es algo que me lleva tentando también desde hace un tiempo y algún intento sí he llegado a hacer…

Pero ese es mi problema… Quizás sea cosa de la edad, pero debo reconocer que mi sensación de mediocridad se ha acrecentado en los últimos tiempos… Me siento estancado, anquilosado, como si me hubieran congelado en un arcón y se me hubieran quedado los brazos atrofiados y sin solución… Todo el mundo avanza en sus vidas, consigue sus objetivos, hace grandes cosas, y yo aquí, aguantando velas y recogiéndolas con los vendavales… Y no es precisamente envidia lo que me inspira, sino una especie de “enfado” conmigo mismo, una sensación de estar perdiendo el tiempo tontamente… Algo que nunca me había importado, porque siempre había confiado en mí y en mi potencial, se ha convertido en una especie de lacra que arrastro en los últimos años y que sufro más o menos en silencio, como las erupciones cutáneas incordiantes…
Invierto cada minuto libre de mi vida en la felicidad de los otros en lugar de en la mía propia y mi crecimiento interior, y eso es algo que muchas veces satisface aunque no se busque nada a cambio, pero otras no llega a compensar y llega a frustrar, como cuando tú has puesto todo lo que has podido de tu parte pero tu obra no parece cumplir las expectativas… Y poco a poco va creciendo la gangrena de la vulgaridad, un “yo” cuyo papel no me gusta, el vacío, una habitación de hotel en una ciudad que no es la tuya…

remember me

Si ya lo decía yo, que siendo astronauta iba a tener menos problemas… Pero lo peor de todo es que creo que debo seguir intentándolo… Soy así de contradictorio… No me sentiría bien conmigo mismo si no lo hiciera… Prefiero sacrificarme…

[El actor principal se toma un respiro y aprovecha para subirse a la barandilla y sentarse en ella…]

Entonces, ¿dónde está mi obra magna? ¿Aquella por la que debería ser recordado para la Posteridad? Pues aquí la tenéis… En carne y hueso, nunca mejor dicho… No es que esté muy orgulloso de su parte externa, pero sí lo estoy de lo que no se puede ver a simple vista… Labro mi vida y espero recoger algún fruto de vez en cuando… Con que no se me pudran todos tengo bastante… Porque he llegado a la conclusión de que la mejor forma que existe de que te recuerden es por tus obras, pero no por las tangibles, sino por aquellas que no se ven en museos, al lado de cuadros carísimos… E.T. hizo mucho daño a los de mi generación con lo de “sed buenos”…
Así que cuando alguna vez venga a vuestra mente mi persona, no vayáis a vuestra librería más cercana, o busquéis algún árbol de forma amorfa… Simplemente acordaos de aquel que decía sus tonterías sobre un escenario que existe y no existe… Y recordad que lo mejor que pudo hacer para la Posteridad fue intentar ser lo mejor que pudo ser; quizás su vida terminó siendo insignificante y no deje huella en ningún sitio, pero al menos él intentó que fuera digna del Taj Mahal… Y se sintió muy orgulloso de intentarlo…

Lo último que supe de M. es que finalmente hizo Arquitectura, la acabó, y llegó a construir alguno de esos bloques de pisos que ahora cuestan tanto vender… Él ya ha visto cumplido su sueño, ahora me toca a mí seguir cumpliendo el mío…

remember me

[Y suena el timbre, y el protagonista salta de la baranda y se retira recogiendo una libreta roja de una mesita cercana… Empieza la clase…]

Happiness

noviembre 12th, 2008

– Cuando sea mayor (cosa para la cual no queda ya mucho) quiero ser como esta señora… No se puede definir la felicidad de una forma tan sencilla… Escuchando a los Beatles en un pequeño transistor a kilómetros de distancia de la civilización… Y sonriendo… Quién pudiera…

Seven Wonders

julio 11th, 2008

– Sólo venía a ver si sois lo bastante avispados para pillar las siete diferencias entre estas dos fotos…

better

better

Impresionante… ¿Y entre estas dos? A ver, listillos…

better

better

Y se supone que estamos en crisis… Somos unos afortunados habiendo nacido en esta parte de la civilización… A veces dudo que hayamos hecho méritos para merecerlo…
Simplemente, no me podía quedar callado… Soy así…

(Updated: gracias a doña ojos chungos, que ha encontrado algo muy acertado para ilustrar el caso…)

Better

junio 22nd, 2008

– Ser un perfeccionista es una mierda… Reconozcámoslo… Los que no lo seáis, sois afortunados… Los que lo sufrimos sabemos de lo que hablamos… Cuando intentas crear algo tienes siempre que luchar contra ti mismo, el mayor crítico… E incluso una vez completada la obra (que muchas veces si por ti fuera, no estaría aún acabada) te asalta una sensación de descontento que te impide disfrutar del todo del fruto de tu trabajo…

Escribir una novela no es el mejor campo con el que tratar de darle la vuelta a la tortilla… Es una montaña algo difícil de escalar… Algunos preferirían hacerlo por el camino más corto y menos costoso con tal de llegar a la cima… Pero claro, lo mío es recrearme en poner el pie en la hendidura perfecta y de la forma que más me llene, aunque eso provoque que la travesía se alargue y se alargue y no parezca tener fin… Pero entonces el consuelo es pensar que tarde o temprano se alcanzará, y que cuando ese momento llegue, todo lo avanzado no será un tiempo perdido y cada paso habrá sido en firme… Y en el fondo, aunque la montaña sea muy alta y el camino tortuoso, sientes cierto orgullo cuando ves que día a día, paso a paso, tus mundos interiores se van plasmando en el papel línea a línea…

El ejemplo más patente de perfeccionista que tenemos hoy en día es Axl Rose… Lleva ya incontables años (aunque rondan alrededor de los 15) intentando acabar un disco que mucha gente (entre los que me incluyo) espera con ansia… Un disco del que la semana pasada salieron a la luz, como suele pasar en estos tiempos, por internet, algunos temas y que después de escuchar en condiciones (no como las demos que habían circulado hasta ahora) me parece aún más IMPRESIONANTE…

better

Sobre él se ha escrito mucho, y sobre las nuevas obsesiones de Axl, su botox, sus trencillas y todo lo demás… Pero, ¿realmente importa eso? Es músico… Uno de los grandes… Y un auténtico perfeccionista que ha luchado contra todo lo que se le ha atravesado (y se le está atravesando) a lo largo de estos años para conseguir la obra perfecta… Algo que el resto de mortales debería loar, pues muchos hubieran abandonado y hubieran ofrecido algo mediocre, pero con menos complicaciones para ellos mismos… Sin embargo no ha sido precisamente un camino de rosas (nunca mejor dicho) lo que se ha encontrado…
Es envidiable su defensa encarnizada por estar tras un buen disco ante toda la crítica y melómanos (incluso sus antiguos fans, que han llegado a renegar de su trabajo)… Ha creído en él, y eso le hace grande… Y ojalá acalle muchas bocas cuando finalmente salga editado el disco… Todas esas que no quisieron escucharle en su día…

better

A mí me gusta que me tomen en serio cuando hablo… Si no creyera que fuera importante lo que tengo que decir, simplemente no lo haría… Sobre callar las cosas ya os hablé no hace mucho y es algo intrínseco de mi personalidad… Ahora hablo mucho más, pero sólo una mutación con rayos gamma como la de Hulk podría sacar un “otro yo” diferente, capaz de hablar hasta por los codos… Qué se le va a hacer, quizás en otra vida… De todas formas, ¿de qué sirve hablar cuando lo que dices no es tomado en cuenta?
Es muy difícil intentar ser mejor día a día cuando sólo aparecen piedras en el camino… Sólo puedes sortearlas como puedes o hacer como que no las has visto si no quieres morir sepultado por ellas… Supongo que debería haber algo parecido al refrán de los oídos sordos pero aplicado al mundo de la geología para estos casos…
Si me hubieran preguntado hace un tiempo, hubiera contestado que no confiaba en mí mismo… Que quizás soy yo el que va contra corriente y que mi inseguridad tiene la culpa de todo lo que me sucede… Pero hoy no pienso lo mismo… Mi convicción es firme y mis acciones tienen siempre un porque… Quizás sea la edad… O la madurez… O lo que sea que haya crecido en mí… Pero ha llegado un punto en mi vida en que, por una vez, voy a pensar sólo en mí y en los que demuestren que me quieren… Creo que me merezco algo mejor que todo lo que me está pasando… Porque si hay un sentimiento que haya arraigado más en mí en los últimos tiempos es la impotencia… El ver que por mucho que uno intente hacer las cosas bien, nunca están suficientemente bien… Que por mucho que hables, si no dependen de ti, las cosas no tienen por qué cambiar… Y eso, para un perfeccionista lleva a un caos sin solución que acaba ahogando tu propia vida… Siempre esperas algo mejor, y lo que te da pena es no llegar a encontrarlo nunca, porque a veces ni siquiera depende de ti, y los demás no están por la labor…

El tiempo corre para todos… Ni siquiera sabemos cuánto nos queda a cada uno… Puedo estar aquí ahora y mañana haberme estrellado contra un árbol, sin más… Así que lo que me propongo es invertir el mío con aquellos que realmente lo merezcan… Y por lo pronto, mañana voy a pasar la noche de San Juan con mi amigo Ivanin… Una de las pocas personas que parece entenderme y soportarme durante todo este tiempo… Y eso ya quiere decir mucho… Aunque quizás esté disimulando muy bien…

No os olvidéis de pedir vuestros deseos… Yo este año voy a dejar los encantamientos y voy a centrarme sólo en disfrutar de un par de pizzas y buena compañía, que buena falta me hace…

The Rose March

abril 23rd, 2008

– Hoy todos los telediarios retransmitirán las noticas desde aquí con un fondo que no será el habitual… Pero no os dejéis engañar… Lo más importante no es lo que van a comentar los presentadores… Es lo que pasa detrás…

the rose march

Un día en el que muchos soñarían con estar sentado en un stand con el brazo dolorido por firmar ejemplares… Una envidiable tortura… Un masoquista deseo…
¿He dicho “muchos”? Quería decir “yo mismo” sin ir más lejos… Pero habrá que esperar… :)
Feliz Sant Jordi a todos…

We're Much Preferred Customers

febrero 29th, 2008

– Nunca me ha gustado seguir lo que hace el resto de la gente… Ser el borrego número 44 dentro del rebaño… Porque soy de la opinión de que cada persona es su propio mundo, y que lo que haga, diga o le suceda no debe ser tomado como ejemplo a seguir, aunque sí como una experiencia vivida (pero como muchas otras)… Así que cuando vi a estos señores hacer algo así no pude hacer más que ponerme a aplaudir con entusiasmo… Y preguntarme por que debería sorprendernos ver algo así… Al fin y al cabo, no todos seguimos la corriente del río de la misma forma…

    Reading

    Un monstruo viene a verme
    (Patrick Ness)

    98 von 224 Seiten (44%)