Lazaretto

junio 14th, 2014

-Hoy me he levantado con la sensación de haber dormido 20 horas, a pesar de haber estado dando tumbos en la cama toda la noche, de haber pasado calor, sed y haber aguantado la megafonía de las fiestas del barrio hasta las tantas… Me he pesado y seguimos igual… Hoy Laura, la novia de mi hermano, ha cocinado para mí, aunque me ha recordado que otro día le tengo que hacer esos rollitos de pollo que tanto le gustaron… Hoy he aguantado un día más… También me he acordado… Me ha dolido el brazo… He pensado que ni tirando de los nervios de ese brazo me dolería más que lo que siento… He movido hilos para lo de agosto… Hoy he salido de una reunión indignado… He comprobado que el futuro de la política está en las democracias encubiertas cuando en realidad se tratan de dictaduras disfrazadas… Y que lamer culos es una profesión de moda… Nadar contra corriente, no tanto… Se me ha acabado la batería del móvil a media tarde… No he ido a por ese Moleskine como los que utiliza Neil Gaiman y que quiero dedicar a los borradores de los relatos… Chispeaba al salir… Lo querría estrenar la semana que viene y no sé si voy a poder conseguir uno antes… He comprado cerezas y plátanos… Me he dejado el pan, pero lo compraré mañana al volver de la caminata, si no diluvia… He recibido un mail que me ha hecho mucha ilusión… He visto fotos… Me he enterado de que me perderé un concierto muy bonito… Y estoy esperando que caiga esa tormenta que tanto llevan prometiendo… Pienso quedarme todo lo que pueda despierto mientras la escucho y escribo…

Pero, aunque sea una tontería, hoy es el día en que he elegido mi disco del verano de este año… Lazaretto… No creo que aparezca otro que pueda desbancarlo…

Underwater Love

marzo 21st, 2014

– Si lo que estáis buscando es la más grande historia de amor jamás contada, no lo hagáis viendo Casablanca, rememorando la vida de John Lennon y Yoko Ono o leyendo La Princesa Prometida (aunque estaríais muy cerca). Para mí no ha existido un amor más grande que el que se narra en las aventuras de Penguin Adventure. A muchos os sonará a chino, pero tengo esperanzas de no convertirme en el abuelo cebolleta y que alguien más pueda entender lo que voy a contar.

Penguin Adventure

Penguin Adventure fue un juego de MSX que por nuestras tierras llegó en cuenta gotas (como casi todo lo que llegaba de Japón unas décadas atrás). Yo tuve la suerte de hacerme con uno de aquellos cartuchos, y disfruté como el enano que era acompañando a un pingüino en esa quimérica misión:
“La bella pingüina, princesa Penguette, ha sucumbido ante el virus mortal que arrasa al país de los pingüinos. El único remedio posible es la fruta del Árbol de las Manzanas de Oro que está en tierras lejanas. Hace mucho tiempo, los pingüinos solían vivir en esta tierra remota. Todavía le siguen llamando el Paraíso de los Pingüinos. No obstante, hace muchos años fueron expulsados de su patria chica por los frisaurios, horribles lagartos carnívoros voladores gigantes, ultraenemigos de los pingüinos. Los frisaurios continúan dominando el Paraíso de los Pingüinos. Haz el largo y peligroso viaje hasta la tierra del Árbol de las Manzanas de Oro. Salva la vida de la bella princesa Penguette y vuelve el reino de los Pingüinos a su gloria pasada.”

Así que Pentaro, el pingüino protagonista, después de haber recorrido ya el continente antártico en una carrera frenética en su primera aventura, tenía que recorrer todo el país de los pingüinos para recoger la manzana y volver a su amada lo antes posible, pues de ello dependía que la princesa siguiera con vida. Aquello era amor incondicional. Tendríais que ver al pobre corriendo como ningún pingüino ha hecho antes, e incluso volando por el espacio gracias a unas alas mágicas.

El pobre animalejo se pasaba pantallas enteras recogiendo pescado, enfrentándose a los temibles lagartos gigantes y cruzando tierra, mar y aire para llegar a su meta. Lo más demoledor del juego es que, efectivamente, Penta podía llegar tarde… Y que después de superar todas las pantallas podías encontrarte con la desagradable sorpresa de que la princesa hubiera muerto antes de tu vuelta.

Nunca llegué a acabar el juego. De hecho, era una de las cosas que me propuse hacer el verano pasado para no caer en las temibles siestas veraniegas (porque prefiero aprovechar ese tiempo en otras cosas), pero al final los avatares de la vida me quitaron ese reto. Aunque algún día tengo que retomarlo. No puedo morirme sin tener esa satisfacción en mi vida… :)

Una de las pantallas que más me gustaban era la que se debía cruzar buceando. En aquel entonces, en que casi todos los juegos consistían en correr o volar, eran pocos los que se desarrollaban bajo el agua… Pero lo que más me sorprendía era la melodía tan bonita que salía. Es una pena que no haya un vídeo donde aparezca al completo (no hay valientes como yo, dispuestos a pasarse la pantalla sin superpoderes para poder disfrutarla)… Pero seguro que os hacéis una idea…

Si queréis rememorar este juego tan genial, podéis hacerlo descargando el Emulador MSX y la ROM de Penguin Adventure. Os aseguro que vais a disfrutar mucho… :)

Por lo mucho que me marcó ese juego y la implicación emocional que me transmitía, cuando tuve mi nuevo móvil, quise poner esa melodía, por ser una de las más bonitas que haya escuchado jamás. La asigné al tono de llamada de la persona que más he querido. Creo que ella nunca llegó a escucharla. Y ya no llamará más, ni supongo que va a volver a sonar en mi móvil.
Pero esa música sigue ahí… Creo que en momentos de tristeza hay que buscar la belleza… Y esa, en mi opinión, es una de las melodías más hermosas que podréis escuchar en vuestra vida…

Todos tenemos cicatrices… Y ésta es una de las mías, junto a un brazo magullado por abrazarla todas las noches y muchos recuerdos… Escucharla es emocionarme al instante… Me pone la piel de gallina cada vez que lo hago, como me pasa con Ryuichi Sakamoto… Pero lo hago, no me preguntéis por qué…


Tanto la versión orquestal como esta preciosa versión a piano de la canción son obra de Gryzor87.

Everybody's Gotta Learn Sometimes

noviembre 6th, 2008

– Cosas que he aprendido hoy: La vida no es nada fácil para un croissant a 30 grados bajo cero… Y menos cuando luego te meten en un camión con destino a Ucrania…

Planet of Sound

mayo 27th, 2008

– Sólo una pregunta… ¿Esto es a lo que Phil Spector se refería con un “muro de sonido”?

planet of sound

Sí… Ya sé que esto está un poco abandonado… Y es todo culpa mía… Pero para contaros esas visicitudes de mi vida real que me desgastan a lo largo del día, y mi vida personal y mi ánimo, que pocas alegrías me da, prefiero seguir sentado aquí al lado e ir asomando la cabeza cuando tenga tiempo para respirar…

Eso sí, la novela bien, gracias…

We're Much Preferred Customers

febrero 29th, 2008

– Nunca me ha gustado seguir lo que hace el resto de la gente… Ser el borrego número 44 dentro del rebaño… Porque soy de la opinión de que cada persona es su propio mundo, y que lo que haga, diga o le suceda no debe ser tomado como ejemplo a seguir, aunque sí como una experiencia vivida (pero como muchas otras)… Así que cuando vi a estos señores hacer algo así no pude hacer más que ponerme a aplaudir con entusiasmo… Y preguntarme por que debería sorprendernos ver algo así… Al fin y al cabo, no todos seguimos la corriente del río de la misma forma…

Travelling Without Moving

noviembre 14th, 2007

– Algunos lo llamaríais una ridícula obsesión… Para otros será una nimiedad en la que no debería perderse el tiempo… Pero qué queréis que os diga… Desde hace ya varias semanas, no hago más que pensar en ello cada vez que entro al lavabo del trabajo-tapadera en el que me gano el pan, lejos de este escenario… Además leer posts como el último de Aracne (a quien dedico humildemente esta función), comentando las excelencias de los bosques de hayas, me dio el empujoncito para decidirme a escribiros sobre lo que carcome mi mente últimamente…

[El protagonista da una vuelta en redondo sobre las tablas rascándose la cabeza enérgicamente y vuelve a dirigirse al público…]

travelling without moving

Como os podéis imaginar, la visión del lavabo en cuestión no es muy alentadora que digamos… Lo primero que asalta a mi mente al cerrar la puerta y echar el pestillo es comprobar si la grieta de la esquina ha crecido, razón por la cual muchas veces estoy a punto de no echar el cerrojo (por si hubiera que salir corriendo, claro)… Pero una vez salvado ese primer escollo, lo que centra mi atención (aparte de realizar lo que he ido a hacer, que suele ser rápido, y permitidme ahorrarme más comentarios) es ESO…

travelling without moving

Allí está… Con ese amarillo pastel tan cálido y resaltando sobre la pica blanca…
En casa siempre hemos sido más partidarios del jabón líquido Magno de La Toja (envase familiar), incluso para lavarnos las manos (y eso que está considerado caro para esos menesteres, o al menos eso nos decía mi madre de pequeños)… Así que supongo que el solo hecho de cambiar a otro jabón hace que ya me llame poderosamente la atención cuando me dispongo a lavarme las manos… No era la primera vez, ya que en el otro edificio, donde estaba hasta hace poco, gastábamos uno que la Señora Josefa (la mujer de la limpieza y una persona que echaré de menos bien pronto), rellenaba en un dispensador empotrado en la pared y cuya marca era un misterio… Eso sí, con el tiempo descubrí que era perfecto para embadurnar los cristales de las gafas y que quedaran como los chorros del oro… Pero volvamos al jabón que nos ocupa… :)

travelling without moving

Al inclinarme para enjabonarme las manos, mi vista se dirige inevitablemente a la sencilla etiqueta del bote que muestra ese maravilloso nombre… “Heno de Pravia”… Fue ella la que encendió inmediatamente mi interés… Empecé a cavilar si Pravia sería un lugar que existiera en la realidad y a imaginarme donde podía estar… Quizás por la similitud del nombre con la de su capital, me imaginé que se trataba de un pueblecito de la República Checa, alejado de toda civilización… Donde en verano se recogería el heno y guardarían una parte proporcional de la cosecha para hacer ese jabón tan aromático y el resto seguramente lo darían a comer a sus vacas, coloreadas por los niños durante el recreo con rotuladores, o lo mezclarían con yogur y lo exportarían mundialmente como producto artesanal… Un pueblecito donde el polvo del camino sabría a chocolate, las nubes se pellizcarían para probar su dulce sabor y su ayuntamiento sería como la casa de la bruja de Hansel y Gretel pero a lo bestia… Donde todo el mundo llevaría calcetines hasta las rodillas y gorros con borlas exageradas, los niños se desplazarían con botas de muelles y estaría prohibido irse a dormir antes de las doce de la noche…Por desgracia, esta mañana Internet me ha quitado toda la ilusión de un plumazo (o debería decir “googleazo”)… ¿Quien me mandaba a mí buscarlo, con lo feliz que éramos yo y mi mundo imaginario? Resulta que Pravia finalmente existe, pero no es un pueblito tan onírico como me imaginaba (aunque debe tener sus vacas, pues está en Asturias, y seguro que sus gentes son de lo más hospitalarias)… Está algo más cerca de lo que me había imaginado también… Y la historia del famoso jabón tiene cierto encanto… Seguro que ese hombre sintió lo mismo que yo he sentido con su jabón entre mis manos…Pero aunque la realidad le haya dado una bofetada a mi idílico pueblecillo, continuaré creyendo que Pravia es ese lugar donde los vecinos llevan espesos bigotes repeinados con las puntas hacia arriba (exceptuando las mujeres), tiran caramelos desde el campanario al dar los cuartos de hora y chocolatinas a las horas en punto, se bebe el zumo de moras que emana de las fuentes del pueblo… Y el heno crece verde y fresco en campos infinitos con árboles de regaliz…

Mi otra obsesión actual es cierta novela… De ella no os comentaré mucho, aunque querría que supierais que estoy bastante orgulloso de lo que llevo escrito… Naturalmente ya contaba con no ganar el Nanowrimo, ya que su objetivo (cumplir con 50000 palabras escritas, sea como sea, durante el mes de Noviembre) es contrario al mío (que es cumplir con una novela bien escrita, sea con el número y las palabras que sean)… Lo que sí me gusta es el concepto de escribir durante un mes de forma algo más regular que el resto del año… Sentirse acompañado por miles de personas en el “dolor” que representa esto de escribir… Y la verdad es que está cundiendo… Estoy a punto de llegar al nudo de novela y ya he sobrepasado la mitad de las palabras, así que me temo que si algún día llega a publicarse, será un tocho al estilo J.K. Rowling… Pero eso ya es mucho decir… Por el momento, seguiré escribiendo… Y si me dejan, cumpliendo años… ;)

The Spaghetti Incident?

octubre 24th, 2007

[La caja de plástico de CocaCola cae en el polvoriento camino… Unas botas embarradas se suben a ella y un carraspeo da inicio a una NUEVA función…]

– Sé que he estado un tiempo fuera… Pero necesitaba volver para contaros un gran secreto que ha sido revelado… El porqué las varillas de spaghetti se rompen siempre en tres trozos…

the spaghetti incident?

– Ahora ya podéis dormir tranquilos… Tenía que contároslo… Y supongo que ya que me he subido aquí, aprovecharé para pasarme de vez en cuando… Lo iremos viendo… Sed felices… ;)[El reguero de hormigas pasa sin inmutarse cerca de la caja… El protagonista baja de su improvisado escenario y sigue su camino con un año de silencio en la mochila…]

    Reading

    Un monstruo viene a verme
    (Patrick Ness)

    98 von 224 Seiten (44%)