I get along without you very well

enero 5th, 2016

-Ya he envuelto los regalos y todo está en silencio… Mis días son muy largos; empiezan muy temprano y acaban bastante tarde… Pero el de hoy ha sido especialmente agotador y a la vez emotivo… No ha faltado de nada… ¡Incluso he estado en la casa de mis vecinos ayudándoles con el ordenador!
Y aun así, no me gustaría que acabara, aunque mañana me espera un día igualmente agotador o más… Mañana por la mañana recogeré el roscón bien temprano para luego ponerme a darle un buen repaso a la casa y preparar mi primera “vedella amb bolets” para L. y mi hermano, porque es su plato favorito y me he propuesto hacerlo. Lo que salga de la cocina puede ser glorioso o catastrófico. Pero poniendo cariño seguro que sale algo rico, y eso está garantizado… :)

He empezado enero con mucha fuerza… Una energía que sólo ha bajado el mes pasado, pero que está siendo la tónica desde el verano… Un empuje que intento contagiar a los que me rodean y que realmente ha cambiado mi vida… Dejarme llevar por las emociones, dejarme fluir, ha sido la otra parte de ese cambio… Es fácil cuando quieres cambiar… Basta con no preocuparse por controlarlo todo… Sólo hace falta dejarse sentir y actuar sin pensar en las consecuencias… Dejar que la vida te sorprenda y apartar los miedos… Ya no tienen sentido… Y regalar sonrisas… Así es como mi vida ha cambiado tanto en estos meses…
Siempre me he considerado una persona especial… No hay muchos como yo, que sean capaces de ofrecer lo mejor que tienen a los que les rodean… Estoy muy orgulloso de lo que me he convertido y esperanzado por seguir mejorando día a día… Y al fin parece que la vida me está llevando por un camino más fácil, después de los tiempos de tormenta que he sufrido… Las metas van apareciendo y los miedos se han desvanecido… Este nuevo renacer es del todo emocionante… :)

El nuevo trabajo llegó sin buscarlo… El trabajo soñado… El que quería… Tengo mucho que aprender pero los dos meses me han enseñado que estoy en el sitio adecuado en el momento justo… Cuando llegue a dominarlo va a ser al fin una piedra sobre la que se cimentará el resto… Ya queda menos, y la ilusión con la que me enfrento a lo que por ahora es desconocido, me mantiene vivo…

Esta tarde, de vuelta en el metro, he visto a una chica sonriendo… Iba chateando en el móvil, pero esa sonrisa me ha transmitido tanta dulzura… Por un momento me hubiera gustado ser Jean-Baptiste Grenouille, el protagonista de El Perfume, para saber capturar esa esencia y retenerla… Pero si algo he aprendido es que todo es efímero en esta vida y me conformé con impregnar mi memoria con esa imagen… Y en ese momento he pensado que seguramente sería lo mas bonito que verían mis ojos hoy, pero me he equivocado absolutamente… A veces hablo demasiado pronto… Porque algo más tarde he leído algo que lo ha superado… Y que me ha emocionado mucho… Leer el relato que una vez me contó, me ha provocado un escalofrío… Ha sido de las cosas más bonitas que he leído viniendo de ella…

Yo también estoy de aniversario… Aparte de celebrar que mi mejor amiga tenga un hijo maravilloso, hoy hace catorce años que empecé esta aventura… Una tarde de Reyes de hace esos tantos años emprendía este viaje sin moverme de este sitio, sobre un escenario que no se ve, desgranando mi vida y mis emociones… Muchas cosas han cambiado desde entonces, personas que llegaron y se fueron, vivencias tristes y momentos inolvidables… Todas forman parte de mí… Todas están aquí… Y a pesar de que hubo momentos en que quedó algo olvidado, este escenario se ha mantenido siempre en pie, como compañero fiel en todos esos momentos… Como esa hoja en blanco que necesito rellenar en muchas ocasiones para reencontrarme…

Le envié un mensaje y al menos sé que le llegó… ¿Que si la echo de menos? Pues claro… Horrores… Pero por más que aullara a la luna, ese lamento no me podría acercar más a ella… Porque la llevo siempre conmigo… Caló en mí…
Una mujer a la que tengo mucho apreció me dijo una vez, en una sala de espera de urgencias, que “quisiera mucho”… Hace poco también me comentó que debía hacer la letra más grande… Me encanta recibir sus consejos… :)
Querer mucho es lo que no he dejado de hacer en ningún momento… La quiero aunque ella no lo quiera saber… Aunque nuestros caminos parece que no tengan remedio… Pero yo no me doy por vencido… Forma parte de mi vida, me ha ayudado a crecer, a derribar muros… Compartimos tantos momentos y risas… Nos dimos mucho cariño y caminamos una infinidad de kilómetros juntos… Nuestros hilos siguen conectados, a veces con coincidencias tontas, otras con momentos en los que me gustaría que pudiera ver a través de mis ojos… Siempre pensé que sería una compañera para toda la vida, y lo sigo creyendo, a pesar de que ahora la distancia intente apagar mi sueño… Pero no hay distancia insalvable cuando existe un lazo tan fuerte…

Y aquí estoy, y aquí sigo… Esperando con la ilusión del niño que aún soy a que lleguen los Reyes… Con los cuatro caramelos que he conseguido en la Cabalgata sobre la mesilla y escuchando la radio mientras están a punto de llegar las dos de la madrugada… El botín ha sido magnífico, pero hay que reconocer que con los años, cada vez se cogen menos caramelos… Aun así, a estas horas brillan como el auténtico tesoro que siguen siendo, pasen los años que pasen… :)

caramelos

Sé que los Reyes no me traerán en sus camellos lo que quiero porque, sinceramente, no espero regalos… Mi ilusión está puesta en otras cosas menos materiales… En cosas que no se compran… Y esas, estoy seguro de que pronto llegarán, aunque no sea en una noche tan mágica como esta… :)


Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply

Name (required)

Email (required)

Web

Speak your mind

    Reading

    Un monstruo viene a verme
    (Patrick Ness)

    98 von 224 Seiten (44%)